Actualidad

Con mensajes kachiãi, chicos dicen chau a su promo COVID

Hoy termina el año escolar en muchos colegios del país. Las mamás festejaron más que los hijos que haya terminado el ciclo.

Hoy por fin termina el akãrasy de los exámenes y las clases virtuales para muchos alumnos y sus padres tras un insólito año lectivo, en medio de la pandemia del coronavirus.

En tanto, algunos van a remarla aún hasta el 30 de noviembre porque no lograron puntaje en algunas materias.

Para los 57.000 alumnos del tercero de la media o “Promo COVID”, como se les conoce, este año será muy diferente, ya que estarán lejos de hacer una enorme fiesta de colación o viajar a otros países como despedida, como lo vinieron planeando y juntando fondos desde hace años.

“Promo COVID”

Los chicos del último año del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, de Sajonia, decidieron darle un toque diferente al fin de esta etapa: eligieron como temática de su remera de UD (último día de clase) el famoso informe diario de coronavirus del Ministerio de Salud, pero cambiándolo a un contexto de lo vivido este año con las clases virtuales.

- “Procesamos 26 muestras, 11 ikuerái, 15 estresados.

- Lamentamos informar la suspensión de viajes de egresados. Total: 0 pasajeros.

- 26 celulares saturados de PDF’s y archivos.

- 26 turnos con el psicólogo.

- 26 bonitos y gorditos”, dice en una lista en forma de tuit, impresa en las prendas.

Leticia Suárez, mamá de uno de los alumnos de esta promoción, contó que la idea surgió como broma de un grupo del curso y que ahora todos ya lo usan y que se sienten muy identificados por ser la “Promo COVID”.

Se fue la luz

Los chicos pasaron de todo un poco con las clases virtuales. En uno de los souvenirs se destaca: “Falta de energía eléctrica o Internet durante las clases. Muchas demasiadas”, y fue un quebranto constante para toda la familia. Desde “no funciona la plataforma o se terminó mi saldo (para los que enviaban por wasap) fueron un clásico. En las últimas semanas algunos ya letradeaban y decían a las profes “no tengo Internet” a lo que la maestra solía responder: “Qué suerte que yo tengo, nunca tuve problemas”. Y así, los chicos dicen: “chau che” al cole.

“Muy cansados”

“No sabemos si en este año fue más pesada la cuarentena por el COVID, las clases virtuales o tenerle todo el día a mi mamá controlándome si estoy en clase. Este año más que nunca nos cansó. Ahora solo esperamos saber si vamos a poder hacer o no nuestra colación”, refirió Javier García, alumno del último año.

“Yo fui alumna”

“Este año a la fuerza tuve que aprenderme de nuevo las tablas de multiplicar, dictado, inglés y guaraní. Yo creo que este año fui más alumna que mi hija (tercer grado). Las mamás este año fuimos profesoras también, por suerte ya está terminando”, contó Gloria Velázquez, mamá.

Dejá tu comentario