Extra

Actualidad

Competencia desleal, algo serio para los payasos

Cada vez hay menos animaciones en cumples infantiles.

Su trabajo es hacer que el mundo se ría, al menos por unos minutos. El payaso se hace niño y goza con los niños, hace niños a los grandes, a los que tienen alma de niño ¿Pero qué está pasando con esta profesión que cada día asisten menos a los cumpleaños?

“Un payaso es un médico que lleva la medicina de la alegría a los enfermos, un arquitecto de la risa, un ingeniero que construye felicidad, un abogado que defiende los derechos de los niños, un maestro que enseña, esperanza, caridad, amor, solidaridad”, dijo Jesús Closs o el payaso Tontín.

A sus 33 años, cuenta que “la payasada” está en su familia. Señaló que actualmente la competencia desleal es lo que está afectando al rubro.

Jesús Closs, Payaso Tontín.jpg

“No cualquiera puede ser un payaso. No porque te pintás la cara y cobrás más barato es sinónimo de buen show y eso es lo que nos está afectando. Los verdaderos estudiamos, nos capacitamos hasta para tratar con niños que tienen algún miedo con los payasos”, indicó Tontín.

Para José Puglia (62), un uruguayo que llegó al país hace 37 años y hace 29 que es payaso, la no tan buena situación económica de él y sus colegas se da también por la competencia que hacen los “malos profesionales”.

Reciben "pecheos"

“Algunos se pasan haciendo bailar reguetón a criaturas. Por ética, un grupo de amigos y yo no lo hacemos. Cobran barato y trabajan en negro. Eso nos perjudica a los que sí tenemos que pagar nuestros impuestos”, expresó.

Puglia es el payaso Totín y presidente de la Asociación de Payasos y Afines sonriendo en Paraguay (Apasep). Contó que en su larga trayectoria últimamente está recibiendo más “pecheos” que de costumbre.

“El regateo es universal. Siempre están tratando de que bajemos el precio, por culpa de los que cobran más barato”, lamentó.

A Rulito lo encarna Pablo Rojas, otro profesional de la sonrisa, quien explicó que por fortuna él tiene trabajo todos los fines de semana, pero que sí conoce a otros compañeros que no la están pasando tan bien.

Pablo Rojas, Rulitos.jpg

Dejá tu comentario