Actualidad

Comisario "San Roque" se ganó admiración de los animaleros

Desde hace más de diez años se dedica a rescatar a los peluditos.

El viejo envase de remedio en gotas que iba a ser destinado a la basura, se convirtió en la esperanza de vida para cuatro gatitos: un improvisado biberón.

El comisario Rubén Franco recibió a los nuevos integrantes de la Comisaría Segunda de Caaguazú (departamento del mismo nombre), con apenas diez días de nacidos.

Uno a uno caben perfecto en la palma de Rubén. Diariamente, con paciencia y amor él se hace de tiempo en medio de la ajetreada guardia, para darles cariño y comida.

El subjefe de la citada dependencia recuerda aún sus primeros rescates, pues Mailo, su primer perro rescatado tiene ya doce años y Daki, la primera gata con la que se encariñó al salvarla, diez.

En el quinto departamento, se lo conoce como el San Roque de la comisaría. En honor al santo de los animales.

En su mano coloca a los gatitos para darles de comer.jpg
En su mano coloca a los gatitos para darles de comer
En su mano coloca a los gatitos para darles de comer

“Franco desde su posición es ejemplo para sus camaradas, les contagia ese amor por los animales que tiene”, comentó a EXTRA Laura Yinde, directora de la organización Patitas Caaguazú, a la que el comisario pertenece.

La abogada, quien es además Defensora Pública comentó que desde el 2015 laburan a full en la misma.

“Teníamos una casa alquilada y llegamos a tener 30 perros. Lastimosamente no pudimos solventar más porque era a puro pulmón y decidimos llevar a nuestras casas. Tenemos 3 a 4 animales por casa. Franco es el que más tiene”, apuntó.

El comisario dijo a EXTRA que en su casa en total tiene catorce gatitos rescatados y cinco perros. Además, en la comisaría tiene otros ocho peludos: seis michis y dos canes.

“Siempre tuve un aprecio grande hacia los animales. Ofrezco en adopción pero no siempre consigo hogar para ellos. Hay veces que no querés luego dar, porque te encariñás con ellos”, afirmó el uniformado.

En la comi tiene instalado un comedero, del cual no solo se alimentan sus mascotas policiales, sino también perritos de la calle y del barrio. “Siempre que encuentro animales tirados, abandonados o heridos trato de curarles y encontrarles un hogar”, acotó.

Los tres nuevos integrantes de la segunda fueron rescatados de un baldío.jpg
Los tres nuevos integrantes de la segunda fueron rescatados de un baldío
Los tres nuevos integrantes de la segunda fueron rescatados de un baldío

Anhelan un centro de castración

Rubén y Laura coincidieron en la idea de que la comuna pueda ofrecer el servicio de castración a los animalitos. “Nuestro anhelo es que alguna vez realmente se le dé un espacio a los animales y tengan albergues donde puedan ayudar y castrar a los animales abandonados”, expresó Franco.

“Para nosotros es vital no un albergue porque se llena en una semana, sino la castración de los animales en situación de calle y penas más severas para el maltrato”, dijo Yinde.

uno de los perritos de la comisaría.jpg
Uno de los perritos de la comisaría
Uno de los perritos de la comisaría

“Hasta a los caballos”

Yinde contó que no solo gatos y perros llegaron a rescatar. “Te comento que hasta caballos explotados pudimos rescatar gracias a su ayuda ya que mucha gente les tenía sobrecargados. Después ya se concienciaron más”, mencionó.

Dejá tu comentario