Extra
clima
25º C
G 6290
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Actualidad

Colegiantes poseídas desde hace tres meses

Quince chicas de entre 13 y 20 años son las víctimas. Ya acudieron a sacerdotes y psiquiatras.

Tres cuadras sin parar, gritando cosas inentendibles en menos de un minuto, recorrió la chica de 17 años. Al detenerse, no parecía cansada, al contrario, realizaba extraños movimientos y decía cosas apenas coherentes. Pero no era la única.

Al igual que ella, otras catorce estudiantes del colegio San Roque de Kurusú de Hierro, en Azotey (Concepción), iniciaron un interminable calvario a finales de septiembre pasado.

Los días pasaron convirtiéndose en semanas y luego meses, pero las niñas de entre 13 y 18 años no presentaban mejoría.

“No sabemos qué les pasa, los profesionales no dan explicaciones”, contó a EXTRA Feliciano Arévalos, el intendente.

Con el correr del tiempo, las alucinaciones se tornaron esporádicas, pero no cesaron. “En ese momento hablábamos de 20 personas. Después se presentaba en otros chicos”, comentó la licenciada Silvia Torales, directora regional del MEC.

“Como no había una cura, llegamos a un acuerdo. Los mismos padres manifestaron que no les iban a enviar más por temor. Entonces, les enviamos al hospital. Fueron a consultar a Concepción”, explicó Torales.

“Les llevamos también a la iglesia, los pastores también van a la escuela”, agregó el inte Arévalos.

La alarmante situación obligó a las autoridades y padres de familia a tomar drásticas decisiones, entre ellas, dejar de enviarlos a clases, considerando que se registró una especie de “contagio”, argumentaron.

“Estuvimos escolarizándolas, pero no se iban más formalmente a la institución”, declaró finalmente Torales.

Más casos

En San Pedro y Amambay pasó algo parecido

- En julio pasado, un hecho similar causó consternación en San Estanislao. Un poblador se percató de que su hijo actuaba agresivo, al igual que nueve chicos tras engancharse con un videojuego.

- Otro caso parecido ocurrió en el Cruce Bella Vista, en Amambay. El hecho se registró en octubre pasado. Nueve alumnas de séptimo y octavo grados de un colegio mostraban comportamientos extraños, tras experimentar con un juego de celular.

Dejá tu comentario