Actualidad

Cobrador: "Dicen gua'u que tienen COVID para no pagar"

Clientes se esconden, apagan su celular o justo un familiar enferma.

Las mil y una excusas ponen los clientes para no pagar sus cuentas, pero ahora está de moda culpar al coronavirus, según los cobradores.

Jacqueline Saldívar es una cobradora telefónica. Se encarga de requerir al cliente para que cumpla con su compromiso. Curiosamente, la mayoría le da la misma explicación.

“Dicen gua'u que tienen COVID para no pagar. Te doy un ejemplo, me atiende un supuesto pariente y me dice 'Fulano tiene COVID. Está internado y quién sabe cuándo va a salir'”, señaló la joven.

La trabajadora dijo que muchos clientes sí tuvieron problemas por la pandemia, pero sabe que se trata de una excusa cuando proviene de quien constantemente está en lista de morosos.

“También te dicen que la mamá, la esposa o la hija está muy grave por el coronavirus y que está gastando demasiado”, reveló Saldívar.

La cobradora asegura que “enfermar” a un familiar es una excusa usada desde hace mucho tiempo.

Otro lío es que los propios cobradores en moto no quieren ni acercarse a la casa de un cliente con COVID-19. Si un vecino le dice que ahí hay alguien infectado ya no llega durante 15 días, por temor a arriesgar su salud.

Miguel Giménez, cobrador de un comercio de electrodomésticos, señala que el problema no es la pandemia, si no la bicicleteada de los clientes.

“En algunos casos yo cobro por día, pero si tengo suerte logro por lo menos tres pagos. Nunca completan la semana porque a un cobrador le paga un día y al otro el siguiente” indicó.

Mandar a los niños a decir “no está nadie” también es muy común. “Cuando me dicen eso, yo le llamo a mi cliente y a veces escucho que el celular suena hina dentro de la casa. Ahí le envío un mensaje y les aviso que voy a volver otro día” señaló.

Testimonios de deudores

Perro bravo. “Mi cuñado suele soltar a sus perros pitbull cuando no tiene para pagar. El cobrador no se queda mucho tiempo aplaudiendo porque los perros se vuelven locos. Ladran, muestran sus dientes, nadie luego se quiere acercar al portón. Cualquiera va a tener miedo”. Johana M.

Peleas. “Aunque me haya atrasado un solo día en el pago, me llaman mil veces. Yo atiendo y me peleo con ellos porque si les desvío la llamada, empiezan a molestar a mi señora o a mi mamá, hasta en mi trabajo llamaron una vez. Casi dos años me falta aguantarles todavía”. Daniel F.

Dos chip. “Si no tengo plata no hay otra ni si se plaguean en chino. Cuando me dicen que ya me atrasé en el pago, le digo que ya sé y aviso cuando voy a tener el dinero. Si insisten como locos apago el celular. Yo tengo otro número que solo amigos y familiares tienen”. Juan D.

Dejá tu comentario