Extra
Destacados

Actualidad

Clientes con el Jesús en la boca tras robo de videos en motel

Los delincuentes llevaron hasta la C.P.U. para no dejar evidencias.

Simulando ser clientes que querían pasar el rato, cuatro desconocidos llegaron a bordo de una lujosa camioneta negra hasta el motel “4 Quedas”, en el barrio Nuestra Señora de la Asunción, de Mariano Roque Alonso, Central. Eran las 22:00 del martes.

Ocultando hasta el último sus verdaderas intenciones, los hombres, dos con acento brasileño y dos que hablaban guaraní, se dirigieron hasta el garaje como para ingresar a una de las habitaciones.

Hasta ahí todo estaba en orden, pero momento después Heider Rolando Garay Cabral (18), guardia de seguridad y portero, se llevó una tremenda sorpresa cuando escuchó la voz de asalto.

“Fue para cerrar el portón de esa cochera como todas las veces y ahí ya descendió uno de los sujetos y lo redujo a punta de arma”, contó a EXTRA José Alcaraz, comisario de la 10ma. Central.

Automáticamente llevaron al joven hacia la recepción, donde también redujeron a Domingo Efrain Celle Ibáñez, el cajero (25). Los malevos tenían todo planeado: maniataron y metieron a un baño a los dos empleados, como también a Roberta Galeano Piris (35) y Eustacia Rodas Peña, las limpiadoras de turno.

Hasta la C.P.U.

“Removieron todo y llevaron la caja fuerte, además del disco duro de la cámara de seguridad y un monitor de C.P.U. para eliminar evidencias ya que allí se registraban las entradas de todos los vehículos por varios días”, detalló. Pero no solo los bandidos están interesados en la memoria de esas grabaciones, también los clientes, a quienes poco y nada les preocupó el robo del dineral.

Los habitués del alojamiento íntimo pegaron el grito al cielo al enterarse de que la prueba de las entradas y salidas de todos los vehículos están quién sabe dónde y en poder de quién sabe quién.

De filtrarse las filmaciones podrían ser descubiertos, por su tipo de rodados o chapa, ingresando al reservado.

Maniatados: Guardia, cajero y dos limpiadoras

El comisario José Alcaraz, de la Comisaría 10ma. Central, contó a EXTRA más detalles sobre el caso. “Cuando redujeron al guardia del negocio, un muchachito, le llevaron hacia la parte administrativa, ahí también le redujeron al otro trabajador y a otras dos funcionarias. A todos le maniataron y metieron a un sanitario, según el relato de las víctimas”, manifestó el uniformado. Mientras eso, los malevos removieron el lugar y llevaron el platal.

Llamativo: Demasiada plata sin ser depositada

A los investigadores les llama la atención el elevado monto que había en el reservado. “Generalmente no se manejan esas cantidades, lo primero que se hace es depositar (en un banco)”, dijo Alcaraz. Mencionó que se analizará para saber si hubo empleados involucrados, ya que los asaltantes conocían bien los movimientos en el sitio. Pedirán video de circuito cerrado a los vecinos.

Dejá tu comentario