Actualidad

Ciudadana argentina pide por su esposo paraguayo

Por la cuarentena quedaron separados. Ella allá y él en suelo guaraní.

Paola Barchuk, una misionera que vive en Posadas (Argentina), se casó con un paraguayo. Antes de la pandemia intentaron hacerle el DNI (cédula argentina), pero la burocracia alargó el tema, cuando de sorpresa llegaron las restricciones sanitarias por la pandemia del coronavirus.

Barchuk contó que por todos los medios ya pidió ayuda y hasta ahora no logró que su esposo viaje junto a ella. "La única opción que nos dan es la visa de reunificación familiar, que cuesta 550 dólares (G. 3.800.500), más los apostillados, que están 30 dólares (G.207.000) cada uno. Encima, llegaría a Ezeiza (Buenos Aires), y después debería venir a Misiones. Pero está todo trabado", lamentó a TN, medio local.

La señora contó que su marido viajaba junto a ella una o dos veces al mes. Agregó que la pareja estaba dispuesta a hacer la visa, pero tampoco puede porque para hacerla, él necesita los papeles originales de la residencia de su esposa, del casamiento, que están en poder de Paola, pero la cosa se complica aún más porque el Correo Argentino no está trabajando para el exterior, por lo que no llegarían los documentos a nuestro país.

En Argentina solo se permiten los viajes en avión. "Él se puede comprar su pasaje pero el problema es que no lo van a dejar ingresar a la Argentina sin un permiso de ingreso consular y el Consulado (argentino en Asunción) no nos da respuesta”, lamentó

El 20 de marzo, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, decretó la cuarentena obligatoria en ese país. El marido de Paola estaba con ella, pero si el domingo siguiente no pasaba a Paraguay, se quedaba sin trabajo. "Pensábamos que iban a ser un par de semanas, pero se fue alargando cada vez más", explicó la mujer.

En abril, un emprendimiento de maquillaje de Paola prosperó, pero su marido se quedó sin trabajo en Paraguay, lo que generó que necesitara regresar al país para estar en su casa, junto a su esposa.

Lamentó que desde el Consulado no dé una respuesta, ni siquiera a las personas que están haciendo tratamientos médicos. "Nos tratan muy mal cuando llamamos, nos dicen que las repatriaciones son vía mail", dijo.

Dejá tu comentario