Actualidad

"Cierro mis ojos y les sigo viendo a mis quintillizos"

Dos están con respiradores, el resto, inquietos. Todos estables.

Elvio Arias (43) no podía creer anteayer lo que estaba mirando. Eran sus cinco hijos recién nacidos. Quería quedarse más para cuidarles pero no le dejaron los doctores.

Fue el día más feliz de su vida. Su esposa Débora Rambo (32) dio a luz a quintillizos en el Sanatorio Internacional de Ciudad del Este.

“Estoy emocionado cada vez que les veo. Parece que cuando cierro mis ojos les veo a toditos ellos, a cada uno de ellos”, dijo Arias.

Sentado en su silla, él no se aparta de la cama de su señora que se está recuperando de la cirugía.

Ayer les volvió a ver por la mañana y al mediodía su esposa les vio por primera vez. EXTRA habló con ella minutos antes de que les conociera.

“Estoy muy ansiosa por poderles ver. Solo les vi por las fotos que me mostró el joven que vino a hacerme reportaje. Mi corazón está esperando ese momento”, dijo.

Profesiones

La pareja es de San Alberto, Alto Paraná. Él es abogado y ella administradora de empresas. Se quedarán por Ciudad del Este mientras continúen los niños en el sanatorio.

quintillizos_24212917.jpg
Los quintillizos están estables. Dos de ellos con respirador por precaución.
Los quintillizos están estables. Dos de ellos con respirador por precaución.

La mamá habilitó en su Instagram la cuenta Quintillizospy para recibir ayuda económica. El tratamiento de fertilidad fue costeado por el seguro, a lo que añadieron un pago de G. 5 millones.

Esta pareja hacía cinco años que intentaba y no podía tener hijos.

“Había pocas probabilidades de que llegaran. Menos del 2% era la estadística del tratamiento de fertilidad”, indicó Petronilo Sosa, director del nosocomio.

Sostuvo que dos de los bebés tuvieron dificultad respiratoria, entonces, antes que se complique ya fueron intubados.

“Tenemos que trabajar el doble ahora para mantenerlos”, dijo el papá.

Sorpresa

Aparecía un bebé más en cada ecografía. “Al faltar la menstruación en el primer mes ya constatamos un saco en la ecografía, pero aparentaba de que iba a haber más”, relató el doctor Petronilo Sosa.

Tres días después encontraron otro saco, luego un tercer saco y a la semana ya encontraron los cinco. Benjamín (1,060 kilogramos), Nathan (1,120 kg), Murilo (1,200 kg), Isabella (1,070 kg) y Zahra (880 gramos). Se alimentan con suero y se aguarda que suban de peso a dos kilos para que logren su alta.

Dejá tu comentario