Extra

Actualidad

Chismerío en redes también es pecado, advierten curas

Borrachos y buscapleitos deberían trabajar estos días, opinaron.

Confesarse al menos una vez en Pascua es lo que dicta la Iglesia Católica para sus feligreses, además de renovarse con Cristo, pero ¿se cumple esto en la Semana Santa?

Consultado por EXTRA, el padre Óscar Díaz, de la parroquia San Pedro y San Pablo de Asunción, mencionó que “estas fechas son para vivir libre de pecados”, sin embargo, la gente se reúne y peca, a veces sin siquiera saberlo.

El cura expresó que una de las cosas que se hace es murmurar. “La murmuración es un pecado, hablar en contra del prójimo está mal, uno lanza sin pensar. En las redes sociales pasa eso, se tira cosas sin compromiso, se arma la bola de nieve y perjudica”, agregó.

Por otro lado, se refirió a la gula, un pecado capital. “Es el punto de partida, después viene la bebida, el desenfreno sexual y de otros tipos”, alegó. Esto, también se vive en este feriado y la causante, a veces es la liga.

Monseñor Amancio Benítez, de la Diócesis de Benjamín Aceval, coincidió sobre el chismerío. “El propio papa Francisco dice eso, es una falta que daña, algunos hacen trizas de los demás. En redes sociales es más grave aún, porque sale del pensamiento y ya no se controla”, alegó.

“Si uno es el mismo argel, el mismo corrupto de siempre, no sirve”, dijo monseñor Benítez.

No es para tomar

Recordó que la Semana Santa no es para embriagarse y crear escándalos.

“Los borrachos, los que van a crear problemas, mejor que trabajen nomás”, tiroteó.

Para él muchos toman la fecha a la ligera. “Consumen bebidas, juegan barajas, se pelean en familia y a veces las agresiones llegan a la muerte, eso no es lo que Dios quiere”, apuntó.

“Si yo no vivo ese paso no voy a tener feliz Pascua, si soy el mismo argel, el mismo corrupto y no dejo de lado ese hombre viejo, no sirve”, mencionó.

Para el religioso, no reconocer que cometiste un pecado es el principal pecado de esta era.

Ambos representantes de la iglesia invitaron a los cristianos a confesarse normalmente, renovarse y a “unirse a Cristo”, el verdadero significado de las Pascuas.

Prohibido estar a puertas cerradas

A pesar de que la confesión es un acto donde solo están involucrados el sacerdote y el creyente, debe realizarse a la vista de todos. Así lo explicó el cura párroco Óscar Díaz.

“Por protocolo, no podemos confesar a nadie a puertas cerradas, tiene que ser sí o sí donde se pueda ver. Es como prevención, porque estamos expuestos a denuncias y esas cosas”, dijo. Mencionó que esto hace que las personas se sientan algo incómodas. “Hay gente que quiere hablar de sus pecados en privado”, expresó.

Hasta ahora se usan los confesionarios, donde está el cura, con un reclinatorio donde se coloca el feligrés, pero siempre dentro de la iglesia.

Dejá tu comentario