Actualidad

Chipero lanzó: "me echaban como un perro de la arena"

Dijo que mucha gente se ofreció para garrotear a cuidadores de playa.

De los más de cien kilómetros diarios recorriendo las zonas más importantes de Encarnación, la Playa San José es la última parada de don Ramón Martínez.

Su grito de “chipa Itapúa” es quizá más conocido en la Perla del Sur.

Sin embargo, luego de que intentaran callar su venta el último fin de semana, contó que decidió dar un paso al costado lo máximo posible, para evitar líos con la gerencia.

Embed

“Hay mucha gente que me dijo que si me volvían a echar se iban a ir a reventarles, por eso preferí no irme más a la arena. Que no digan después que yo les mandé”, afirmó don Ramón.

Leé también esta historia: Vendedor regaló una chipa gigante a su amiguito por su cumple

Contó que el tradicional alimento es la fuente de ingresos de su familia desde hace casi 57 años, y que en la playa normalmente salva la ganancia del día con una venta aproximada de G. 40.000 a 60.000 diarios.

Refirió que desde hace años vende sus productos en el lugar, pero que siempre con cautela, pues cuando le pillan allí, debe rajar corriendo. “Siempre me echaron como perro de la arena” cuestionó.

Rafael Martínez, gerente de la Playa, refirió que las ventas allí no están prohibidas, pero sí reglamentadas mediante ordenanza (101/2010).

Explicó que quienes deseen ofrecer productos en el lugar deben solicitar permiso por nota, pagar un canon y con carnet en mano.

Sin embargo, agregó que los alimentos sí están prohibidos “en la arena”, debido a que los mismos se funden, refirió.

3 a 4 metros de distancia: Tienen que estar los vendedores con los visitantes, para no incomodar a los veraneantes, explicó Rafael. Contó que las personas que no cumplen son invitadas a retirarse del sitio.

En cambio, productos como keppis, lentes, protectores solares y otros se pueden vender sin dramas porque no pierden calidad con el calor.

Negó además que hayan maltratado a Ramón y aseguró que solo le invitaron a salir de ahí, al igual que a otras 7 personas que vendían comida en ese sitio, cumpliendo la ordenanza.

52 vendedores: Rafael comentó que están habilitados para vender sus productos en la Playa San José actualmente. Añadió que los mismos hasta tuvieron que presentar antecedentes para tener un lugar ahí.

En Pinamar sí pero ¿acá no?

La gente no se quedó callada en torno al caso, comparando la situación con la de un compatriota en la Argentina quien sin dramas vende en la playa.

Chipero en Pinamar.jpg

Sobre esto, Rafa propuso que los chiperos presenten un proyecto modificación de la ordenanza ante los concejales, para que por lo menos la chipa se pueda vender.

“Creo que debería vender, es algo tradicional y no se funde como otros alimentos”, opinó.

Dejá tu comentario