Extra

Actualidad

Cayó del techo del colectivo y resucitó para ir al estadio

Por casi dos minutos estuvo inconsciente y luego se levantó.

La siesta del sábado se puso a tono con la fiesta futbolera. El invernal día de agosto estuvo de lo más caluroso.

Las calles asuncenas se coparon de hinchas que iban hacia las gradas de la Nueva Olla Azulgrana y, en varios colectivos, olimperos se trasladaron hacia barrio Obrero.

Rodrigo Rotela no fue la excepción, pese a que en las últimas horas de aquel día, más de uno ¡lo dio por muerto!, pero él estaba bien vivo.

Su llegada al estadio ciclónico fue épica. De hecho, que haya llegado, para muchos fue un milagro.

Esto, debido a que el muchacho por poco no cuenta el cuento, luego de caer desde lo alto del techo de un colectivo de la Línea 98 en que viajaba él con casi un centenar de olimpistas, a cuadras del estadio de Cerro.

Un video de casi cinco minutos se hizo viral en las redes sociales. La mayoría lo daba por muerto, incluso algunos medios, asegurando que se había desnucado. Pero luego de un interminable minuto con 45 segundos que estuvo literalmente fuera de round, empezó a moverse de nuevo.

secuencia 1.jpg
Rodrigo Rotela dijo que pisó mal y fue a parar contra el asfato, de espaldas.
Rodrigo Rotela dijo que pisó mal y fue a parar contra el asfato, de espaldas.

Sus compañeros de la barra lo ayudaron a levantarse. Como Lázaro tocado por Jesús, Rodrigo se paró para continuar su rumbo a las gradas. “Estoy tranquilo, estoy en reposo. Un golpe nomás lo que tuve”, contó a Telefuturo Rodrigo, asegurando que todo pasó porque pisó mal y fue a parar contra el asfalto.

“Perdí la consciencia un minuto o dos, pero después me levanté tranquilo. Estoy bien gracias a Dios”, afirmó.

Para muchos, la odisea de Rodrigo para llegar a la Olla, fue lo más emocionante del empate, que terminó sin goles.

hincha 20.jpg
Como si nada hubiera pasado, el hincha franjeado continuó su camino hacia la Nueva Olla.
Como si nada hubiera pasado, el hincha franjeado continuó su camino hacia la Nueva Olla.

“Mamá me dijo que estaba muerto”

Para Rodrigo, lo más sorprendente de haber sobrevivido al duro golpe contra el asfalto no fue que nada le haya pasado, sino que al llegar a su casa, su mamá le dijera que le “dijeron que yo estaba muerto”, comentó el muchacho.

Él afirmó que todo fue un accidente inesperado, debido a que pisó mal con uno de sus pies. Fue así como, en vez de apoyarlo por el espejo retrovisor del colectivo, pisó el vacío y fue a parar directo al pavimento.

Dejá tu comentario