Extra

Actualidad

Carmen Villalba no perdona tesapo'e, se recibe de psicóloga y está por salir

Ella solía visitar a su marido en la Agrupación con un despliegue de seguridad impresionante, en medio de sirenas y luces de colores. Pero había otra mujer que también visitaba a Alcides Oviedo con bastante más discreción. Carmen Vilalba se enteró y amóntema.

El amor “revolucionario” que unió a la pareja líder del EPP, Carmen Villalba y Alcides Oviedo, se pone fin con el divorcio. Estando en presión se casaron en el 2006, 13 años después, se dicen adiós.

Según fuentes, el 27 de septiembre está fijada la audiencia de ratificación de pedido de divorcio.

Extra consultó a la viceministra de Política Criminal, Alejandra Peralta, sobre las medidas de seguridad que se adoptarán para cuando la pareja vaya al juzgado para poner fin a su matrimonio.

Al respecto, adelantó que ya está en marcha el uso de la tecnología para los presos considerados de alto peligrosidad, y que el caso del divorcio de Carmen y Alcides se hará por viodeoconferencia, pero no saldrán de sus lugares de reclusión.

Hubo tesapo’ë

Carmen se encuentra presa en el Buen Pastor y su aún marido, Alcides, en la Agrupación Especializada. La exlíder del EPP podía ir a visitar a su esposo en la Agrupación en medio de un enorme despliegue de seguridad. Numerosos agentes eran movilizados para resguardar el traslado de la reclusa para sus visitas íntimas, Pero no solo ella era la visitante sino también otra joven, Dora, hermana de Magna Meza y cuñada del hermano de Carmen, Osvaldo Villalba.

ARTÍCULO RELACIONADO: "Detuvieron a la única mujer que atacó a Carmen Villalba"

Carmen no perdonó el tesapo’ê a nivel familiar, y fue ella quien pidió el divorcio.

La pareja tienen dos hijas (mellizas) que ya no viven en Concepción, algunos dicen que están en Asunción y otros que están en Formosa, con su abuela materna.

Estando en prisión, la pareja perdió un hijo, el mayor, murió por una enfermedad. Desde esa vez, Carmen ya no fue la misma. Ahora es estudiante universitaria a distancia.

Está por ser psicóloga y es zumbera

Carmen fue condenada a 18 años de cárcel por el secuestro de María Edith Bordón. Al comienzo tuvo una relación difícil en la cárcel, pero ahora es una de las reclusas de buena conducta. “Estudia Psicología. Está en el último año de la carrera. Y todos los días a las 6:00 hace ejercicios con su grupo (zumba)”, dijo la directora del Buen Pastor, Shirley Talavera. Carmen lleva 16 años presa, le faltarían 2 para salir en libertad.

Dejá tu comentario