Extra

Actualidad

Califican de atropello a la soberanía el incidente en Yacyretá

El director paraguayo de la EBY, Nicanor Duarte Frutos, aseguró que buscarán un consenso con sus pares argentinos, pero advirtió que eso no significa que los trabajos de adecuación de los 500 Kv serán paralizados. La posición del Gobierno es defender la soberanía energética, afirmaron.

Y como si el escándalo de Itaipú no hubiera sido suficiente, ahora el problema se trasladó a la otra binacional, Yacyretá, donde hoy en horas de la mañana se produjo un incidente con funcionarios argentinos, algo que fue considerado como un atropello a la soberanía energética.

De acuerdo a lo manifestado por el director técnico del lado paraguayo de la EBY, Leopoldo Melo, los trabajos de adecuación de los 500 Kv que debían realizar hoy fueron detenidos por el jefe del Departamento Técnico argentino, Luis Marcelo Cardinali.

El argumento es que dichos trabajos iban a generar un riesgo en el sistema de energía del vecino país, pero Melo señaló que ese riesgo en realidad siempre está presente.

La línea de 500 Kv entre Yacyretá, Ayolas, y la subestación de Villa Hayes está lista desde hace un año, pero se requiere de los trabajos de adecuación, específicamente de la colocación de unas barras nuevas que llegaron desde Japón.

El enfrentamiento fue subiendo de tono al punto de casi llegar a los puños, según admitió el director nacional.

Ante esta crisis, el director paraguayo de la EBY, Nicanor Duarte Frutos, viajó a la binacional y en un video que posteó en su cuenta de Twitter habló sobre el objetivo que tiene el Gobierno.

Embed

“Vamos a buscar la solución consensuada, pero la búsqueda de esa solución consensuada quiero que sepan no significa el renunciamiento al derecho que tenemos de continuar con los trabajos”, aseguró.

Duarte Frutos detalló que aproximadamente 10 millones de dólares es lo que le cuesta al Estado el trabajo de adecuación.

En otro momento, una de las funcionarias de la EBY señaló que lo ocurrido es un atropello a la soberanía.

“Las tareas fueron programadas, no estamos hablando de tareas improvisadas. Nosotros vamos a quedarnos firmes acá hasta que ustedes (dirigiéndose a Nicanor) saquen algo positivo, no nos vamos a levantar de acá hasta tener algo firme”, sentenció.

Se espera que los directores de ambos países mantengan una reunión para llegar a una solución y se dé el ok para el inicio de las tareas.

Ricardo Canesse, presidente de la Comisión de Asuntos Hidroeléctricos del Parlasur, advirtió que el conflicto, en caso de no destrabarse, puede ser llevado a instancias diplomáticas.

“Ya hemos presentado una iniciativa en el Parlasur para que se realice la conexión, es una cuestión de soberanía y vamos a exigir que sea plenamente respetado”, precisó.

Dejá tu comentario