Extra

Actualidad

Cae despechado que mató a quinceañera

La menor planeaba irse de la ciudad junto a su madre. El sospechoso del asesinato fue detenido.

La vida de Iris Celeste Paiva se había convertido en un infierno. Durante dos largas semanas, José Miguel Baeza Alvarenga no cesó en sus amenazas, que extendió a todos los integrantes de la familia de la chica.

Ella, de 15 años, decidió abandonar Villarrica e ir a vivir con su madre a Coronel Oviedo. Para ello ordenó todos los papeles para su traslado del colegio.

“Miguel estaba reobsesionado por mi hermana. Llegaron a tener una relación por dos meses, pero después mi hermana le dejó porque era muy violento. Desde ahí le tenía amenazada, le decía que le iba matar si no volvía con ella”, contó su hermana, Luján Paiva.

Y en la siesta de ayer, el muchacho cumplió. Llegó a la vivienda de la chica, en el barrio San Blas de Villarrica. Iris compartía con su hermana, cuando Miguel entró.

Enloquecido y a traición, desenfundó un cuchillo y atacó directamente a la adolescente, aplicándole tres estocadas: dos en la espalda y una en el cuello, que afectó la aorta, produciéndole una muerte casi instantánea.

Luján, embarazada de ocho meses, intentó intervenir y fue alcanzada con varios cortes.

Ambas fueron auxiliadas hasta el hospital de Villarrica, pero desafortunadamente Iris falleció en el camino. La otra quedó internada, pero por fortuna horas más tarde ya fue dada de alta.

Detenido

Cometido el hecho, José Miguel salió de la vivienda y abordó una motocicleta, huyendo hacia la ciudad de Itapé, donde fue encontrada la moto. A las 22:50 de ayer jueves fue detenido, en la compañía Loma Hovy de Itapé, Guairá.

El hermano de la víctima, Carlos Paiva, quien es policía, mencionó que aún no se puede determinar por qué el joven cometió el crimen. Sin embargo, señaló que el detenido le manifestó que lo hizo por amor. “Lo que puedo presumir es que hizo esto por efecto de un estupefaciente”, dijo a Monumental.

Dejá tu comentario