Actualidad

Caacupé: Policía pide cédula y controla paso de feligreses

Tras la desinfección pueden ingresar solo en el predio de la Basílica.

La policía y las vallas de seguridad tienen rodeada la Basílica de Caacupé. Los fieles pueden llegar hasta el frente del santuario, pero si pasan el filtro que realizan los oficiales.

La misión de los agentes es evitar la aglomeración. En la vereda del templo hay un policía cada 10 metros aproximadamente. Vigilan que nadie intente sobrepasar las barreras.

El paso al predio no está prohibido, pero sí controlado. Se habilitaron solo dos accesos, donde hay una mesita y un policía sentado detrás. Un cartel señala que está prohibido el ingreso de personas mayores de 60 años y menores de 12.

“Hay muchos niños que aparentan ser mayores de 12 años. Por eso, si los padres no presentan la cédula de su hijo, no podrán ingresar”, avisó el oficial José Giménez.

Este es uno de los principales problemas que se presentan. A pesar de las recomendaciones del Ministerio de Salud y de las prohibiciones de la Iglesia, los padres siguen llegando con menores de edad.

También hay muchos ancianos que aprovechan la poca presencia de fieles para ir hasta la Capital de la Fe. Sin embargo, se encuentran con el obstáculo de no poder llegar hasta los pies del santuario.

Los adultos y adolescentes deben desinfectarse antes de pasar. El policía a cargo aplica el alcohol en gel en las manos y controla que el tapabocas sea utilizado correctamente.

El tránsito vehicular está habilitado frente a la Basílica, pero no detrás ni en los costados. Solo permiten el paso a personas que trabajan o viven en los alrededores.

VALLAS 1.jpg
Controlan el paso de vehículos con las vallas de seguridad.
Controlan el paso de vehículos con las vallas de seguridad.

Hasta el viernes

La celebración presencial por el día de la Virgen de Caacupé se suspendió por la pandemia.

Hasta el viernes 27 de noviembre, los devotos pueden participar de las misas con previo agendamiento. Luego de esta fecha y hasta el 8 de diciembre, las ceremonias se realizarán a puertas cerradas, sin la presencia de los fieles.

El paso al predio del santuario, como se realiza actualmente, tampoco estará permitido. La presencia policial estará instalada cuadras antes.

Las personas interesadas en participar de las celebraciones eucarísticas deben comunicarse con la Secretaría de la Basílica al (0511) 244 732. Las misas se realizan de lunes a sábado de 7:00 a 11:30 y de 14:00 a 17:00.

El 28 de noviembre, cuando inicie el novenario, se llevarán a cabo dos misas diarias, a las 7:00 y a las 19:00. Se transmitirán por redes sociales y medios de comunicación.

El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, señaló ayer que hay un gran aumento de casos de COVID-19 en Caacupé y que está muy preocupado por la presencia de peregrinantes. Se baraja la posibilidad de decretar “fase 0” en la ciudad para garantizar que se cumplan las medidas de prevención.

abuela.jpg
Abuela en el Ycuá de la Virgen.
Abuela en el Ycuá de la Virgen.

Abuela cumplió promesa

Serafina Villalba, una abuela de 79 años de Itá, llegó ayer al Tupãsy Ykua acompañada de sus nietos. Pasaron muchos años para que la señora pudiera ir de nuevo junto a la Virgen porque una enfermedad le dejó sin poder caminar. Sus dificultades físicas no acabaron con su fe. Serafina tiene varias imágenes de la Virgen Serrana en su pieza. Desde ahí rezó todos los días por su pronta recuperación.

La iteña prometió que, cuando su salud le permitiera, llevaría a sus nietos más jóvenes junto a la Virgen. “Vine a agradecer, también a pedir por la conversión de los jóvenes. Hay muchos chicos alejados de la fe y deben encontrar el camino”, expresó.

Dejá tu comentario