Actualidad

Bebé quedó sin poder mover un brazo después del parto

"Acá en Paraguaya no hay Justicia. Quiero curarle a mi hijo", dijo.

Andrea Alcaraz estaba tan ilusionada con la venida de su bebé, pero el día del alumbramiento le hicieron ver “estrellas” del sufrimiento.

La doña contó que la última ecografía que le pidieron fue a las 34 semanas, su hijo pesaba 2 kilos. A las 40 semanas, se presentan las contracciones y va hasta un hospital de Ciudad del Este.

Todo iba bien hasta el momento en el que estaba en la sala de partos.

“La doctora comenzó a gritar que el bebé era muy grande y vino otro médico y se subió en mi panza y me dijo para pujar”, relató la denunciante.

Ese fue solo el principio de su calvario. “La doctora agarró la cabecita a mi bebé, y el hombro se trancó, entonces le estiraron muy fuerte. Eso hizo que ahora tenga parálisis braquial obstétrica, no siente ni mueve su bracito izquierdo”, explicó la mamá.

Andrea indicó que actualmente su hijo tiene 5 meses y que la calidad de vida está empeorando ya que sus manitos están quedando en posición “garra”.

“No tiene sensibilidad en el brazo. Cuando le llevé, un médico me dijo que si en tres meses mi hijo no movía los brazos, se tenía que operar”, expresó.

La joven madre investigó por sus medios de qué se trataba el diagnóstico de su hijo. Conversó con varios médicos y por las conclusiones, el tiempo apremia para mejorar su salud.

Lamentó que en nuestro país no haya especialistas que traten su condición. “En IPS Central hay solo especialista en tendones, pero él necesita especialista en nervios. Conseguí que en España le operen, tengo que ir el 18 de febrero, pero me faltan recursos. Lo que gano apenas nos da para los gastos diarios, por lo que pido ayuda a la ciudadanía”, dijo.

Agregó que ella no hizo la denuncia formal porque considera una pérdida de tiempo. “Acá en Paraguay no hay Justicia. Entonces para qué voy a juzgar a nadie, la plata que pueda gastar en juicios, quiero gastarla en mi hijo para que se recupere y tenga una buena calidad de vida”, explicó.

Necesitan al menos G. 25 millones

Tocando puertas, doña Andrea consiguió que a su hijo le den un lugar en un hospital de España para que se opere, lo harán de forma gratuita, pero necesita para los pasajes, estadía y otros gastos. “Una señora me escribió y me dijo que me ofrecía su casa, para cuando viajemos. Otra persona me dijo que podía ayudar con la fisioterapia, pero necesitamos G. 25 millones para irnos, ojalá lo logremos, tengo muchas esperanzas”, dijo.

Dejá tu comentario