Actualidad

Balnearios no respetaron prohibición y les cayó la ley

A un montonazo de gente se le aguó su excursión, todos anotados.

A pesar de las recomendaciones de las autoridades de no reunirse para evitar el contagio masivo del coronavirus, se registraron varios episodios en donde las autoridades tuvieron que intervenir.

Sin tapabocas, con chupi y sin distanciamiento, así la policía de Coronel Oviedo (Caaguazú) pilló a centenares de personas que incumplían el decreto presidencial, específicamente la que prohíbe la presencia de personas en balnearios.

La primera intervención en esa ciudad se realizó a las 15:50 del viernes, en el balneario “Costa azul” del barrio del mismo nombre, propiedad de María De Jesús Gayoso (57).

El subjefe de la Comisaría 1ª, Florentino Aquino, indicó que en el sitio había 52 personas adultas acompañadas de sus hijos menores.

Durante el procedimiento, la hija de la dueña, Marissa Aguilar, le mandó a la china a los policías, aunque igual su mamá tendrá que comparecer en la Fiscalía este martes 29.

Cuarenta minutos después del primer hecho, la Comisaría 22 llegó hasta otro balneario denominado Don Manolo, ubicado en la compañía Plácido, propiedad de Nelson Villalba Solaeche (42).

Según el subjefe de la zona, Roberto González, en el lugar había al menos 250 personas, también sin tapabocas e ingiriendo bebidas alcohólicas. “Se procedió al despeje, no sin antes anotar todas las chapas de vehículos”, dijo el uniformado.

En Villa Hayes (Presidente Hayes) también llegaron los policías para despejar a los visitantes de la Costanera y así también en un arroyo de San Pedro del Paraná (Itapúa).

Bar y bodegas

En Ciudad del Este, el Capitão Bar, uno conocido local fue intervenido el viernes por aglomeración y vender bebidas después de la hora permitida.

En Oviedo, tres bodegas recibieron un “ultimátum” para cerrar los locales. Igual los dueños tendrán que acercarse a la Fiscalía para declarar.

Dejá tu comentario