Actualidad

Asegura que su marido no era cuerno del policía

Médicos afirman que su parte íntima se salvó.

Acompañado de su esposa Graciela González, José Ladislao Ayala se recupera de un balazo en sus partes íntimas en el Hospital Nacional de Itauguá.

El hombre de 33 años sufrió un ataque el sábado en Mbuyapey (Paraguarí), por parte del suboficial Gustavo Colmán, supuestamente porque tuvo un amorío con la novia del agente. Tras atacar a Ayala, el agente se sacó la vida en su vehículo.

Nota relacionada: Policía baleó "ahí" a su rival y después apareció muerto

Graciela conversó brevemente con EXTRA y negó que su marido haya sido atacado por un tema pasional. Aseguró que ni ahí era amante de la doña del policía.

“Todo lo que se dice es totalmente mentira, él (José) está muy mal con todo esto”, afirmó. Mencionó que su marido y el agente eran conocidos, pero que ella no sabe cuál fue el problema que tuvieron, para que Gustavo reaccione de esa manera.

“No sé los problemas personales que tenían. Todo el mundo les conocía a los dos, si es una ciudad chica. Nos conocemos todos”, dijo, asegurando que el lío de polleras fue puro chisme.

“Ahora están saliendo muchas versiones como es costumbre de la gente chismosa que cualquier cosa agrega”, apuntó.

Por centímetros

Seis centímetros separaron a José del peligro de perder su miembro y el hueso de su pelvis fue el factor determinante.

“Tiene un orificio de entrada en la región púbica, a 6 centímetros de la base del pene, y orificio de salida en el escroto (piel que recubre el testículo)”, mencionó a EXTRA el Dr. Carlos Pfingst, jefe de cirugía de urgencias adultos del hospital.

Bala rebotó por el hueso de la pelvis

Pfingst explicó que probablemente la bala rebotó por el hueso de la pelvis (bajo vientre) y salió por el recubrimiento, dejando a su paso solo un hematoma, que afectó su miembro. Añadió que el paciente se mostró muy preocupado por la situación que le afecta, pero que ellos le explicaron que todo estará bien.

Dejá tu comentario