Actualidad

Ante la pandemia, paraguayos se abrazan en la solidaridad

Donan víveres y hacen ollas populares para chulear a la crisis en el país. Resaltan las buenas acciones en medio de la desesperación.

Movida por su gran corazón solidario, Amelia Galeano, una joven comerciante de Presidente Franco, se levanta antes de que salga el sol, desde la semana pasada, para preparar abundante cocido con reviro y ofrecerlo de desayuno, frente a su casa, a los más afectados de su comunidad por la crisis del coronavirus.

Con un cartelito que dice “Te invito el desayuno”, pegado a una mesita cargada del cocido, reviro y paquetes de coquitos, invita a los niños y abuelos en situación de calle a acercarse y probar su primer alimento del día.

“No puedo quedarme con los brazos cruzados viendo cómo la gente frente a mi pasa hambre, o mis propios vecinos estén pasando por una situación tan difícil. No me da el alma para ser ajena a la crisis de mis compatriotas”, contó a EXTRA la joven.

Amelia relató que se levanta de madrugada y prepara 10 litros de cocido y una olla entera de reviro, luego los distribuye en vasitos para que todos lleven la misma porción.

“No vengo de una familia de millonarios. Al igual que muchos, trabajo, por eso quiero aportar mi granito de arena con lo que esté a mi alcance”, dijo la mujer.

Más solidarios

Luciana Peña, peluquera de San Lorenzo, también se puso en campaña y reparte todas las mañanas café con leche con coquito a sus vecinos que quedaron sin trabajo por la cuarentena.

“La mayoría de ellos son albañiles, mesiteros y empleadas domésticas que vinieron del interior para trabajar acá. Ahora están pasando muchas necesidades, por eso les ayudo con lo poco que puedo”, relató la doña.

Julio Ortiz, de Paraguarí, hace tortilla en grandes cantidades y lo reparte con mandioca a los más necesitados de su comunidad.

testimonios

Dejá tu comentario