Extra

Actualidad

ANSIADO DÍA: "Encontrar a mi mamá es mi mejor regalo de bodas"

EXTRA estuvo en el grandioso momento en el que madre e hijo se abrazaron por primera vez. Ayer, ña Zulma aceptó ser la madrina de casamiento de Laureano.

No vestía traje ni estaba frente el altar, pero Laureano Galeano esperaba al amor de su vida. En sus manos llevaba un ramo de rosas rojas y el corazón. Aquello parecía un ensayo de su propia boda.

Con una sonrisa rebosante, llegó en una moto doña Zulma López y se abalanzó hacia él. Sus gastadas manos acariciaron el rostro de aquel hombre parado en su puerta. ¡Era su hijo!

Hace más de tres décadas, un triste episodio hizo que ella lo dejara al cuidado de ña Suzana, un ángel que lo crió. Pero su futuro casamiento impulsó al muchacho a buscar a su verdadera madre.

El ansiado día

Un par de lágrimas rozó las mejillas de mamá e hijo, mientras Lore, la futura esposa, disfrutaba del grandioso encuentro.

En ese instante, les temblaba el alma y los porqués, simplemente, quedaron en el olvido.

Con gran satisfacción, EXTRA presenció el emotivo momento, en Ypané.

“Es el mejor día de mi vida, mi deseo era que ella estuviera cuando de este paso tan importante en mi vida y por suerte se va a dar”, mencionó Galeano.

Él no paraba de abrazar a la tímida pero valiosa señora a quien tanto tiempo imaginó.

“Ne porãitéiko che sy”, (¡Qué linda sos mamá!) le susurraba en el oído, en tanto que sus miradas se entrelazaban mágicamente.

Los enamorados no pudieron contener la alegría al entregar la tarjeta de invitación para la ceremonia que será este domingo, donde ña Zulma será la madrina de honor.

El sí más esperado

Con una sonrisa conmovedora, la progenitora respondió que sí, quizás el sí más esperado por su hijo.

“Estoy muy emocionada, fue muy duro para mí todo este tiempo y cuando me llamaron a contarme que mi hijo me buscada quedé helada, estoy demasiado feliz y voy a estar con él ese día”, expresó la doña.

Pero eso no es todo. El hombre conoció además a sus hermanos.

Laure agradeció a la vida por ser tan afortunado. “Al juntar ambas familias, se suman 5 hermanos más, ahora tengo 17, además, un hijo que está en camino y tres amores: mi futura esposa, mi madre Suzana a quien debo todo lo que soy, y mi mamá Zulma“, manifestó feliz.

Ambos sanaron heridas con un largo abrazo, ese que tanta falta les hizo.

“Éste es el mejor regalo de bodas”, concluyó Galeano quien caminará hacia el altar con ambas doñas.

Dejá tu comentario