Actualidad

Amigos invisibles envían cartas al Buen Pastor

Noventa voluntarios y reclusas compartieron en papel.

La primera carta que recibió Ronald Fariña (27) fue a principios de julio. Él ya la esperaba ansioso y la abrió contento de conocer una nueva amiga.

De puño y letra, la remitente era una interna del Buen Pastor, de nacionalidad brasileña y de 26 años, que hace 3 cumple condena allí.

Estaba muy contento de ser amigo invisible de la chica, pero ella se puso aún más feliz cuando recibió días después la respuesta de Ronald.

Así pasaron una semana tras otra. Ellos fueron parte de los 90 dúos de amigos invisibles entre reclusas y voluntarios de la organización Corazón Libre.

90 reclusas se inscribieron a la iniciativa, entre ellas 60 del pabellón 1 y otras 30 del pabellón de máxima seguridad. Para cada interna había un voluntario. Los nombres se sortearon para cada dúo.

“La caja quedó chica para todo lo que nos retribuyeron ellas. Las intermediarias a las que le pasamos el buzón para que les den, nos dicen que están muy entusiasmadas, súper expectantes de que nosotros les contestemos”, dijo el muchacho.

Relató que la chica le contó que desde hace más de tres años que no ve a sus familiares y que su carta le llenó de un cariño inesperado. Como agradecimiento, le mandó un regalito elaborado por ella misma.

“El decorado que tenía la bombilla era de su propia producción, le ponen como bijouterie y arman como flores, van armando un pequeño diseño alrededor de la bombilla. Yo me sorprendí cuando me llegó ese regalo”, mencionó Ronald. Ellos también les hicieron llegar regalitos para alegrarles el día. Ayer, ellas enviaron la última carta.

¿Cómo surgió la idea?

Alejandra Mendoza, directora de Bienestar y Reinserción Social, mencionó que todos los años realizan actividades en fechas sensibles para las reclusas con conciertos y juegos interactivos, pero que este año la pandemia frenó el encuentro. Por ello idearon esta actividad. “Es una manera de estar con ellas, ya que no podemos estar físicamente, que se sientan queridas”, manifestó.

Voluntarios

Becky Lugo, coordinadora del programa, comentó que mucha gente se inscribió para ser voluntaria al enterarse de lo que planeaba. “Estuvo abierto a amigos y familiares, mi abuela también llegó a escribir cartas”, detalló emocionada.

Dejá tu comentario