Extra

Actualidad

Alumna murió y su hermana quedó grave en accidente

Ordeñe de combustible ensució la ruta, un conductor patinó y arrolló.

Luego de largas horas recorriendo cientos de kilómetros desde Encarnación hacia el centro de Asunción, Carlos Garay Fernández (29) y su compañero Marcos Contreras estaban a punto de llegar a destino.

Eran alrededor de las 5:00 de la mañana de ayer, pero el sol aún no se mostraba, cuando alcanzaron el desvío que separa a las ciudades de Ñemby y Ypané, en Ytororó, momento en que el mundo se les fue abajo.

Ellos iban a bordo de una camioneta del Ministerio de Salud. Debían entregar unos papeles en la central, ubicada sobre la calle Brasil y luego regresar al sur del país.

Pero ni siquiera llegaron allí. En ese sitio, el asfalto estaba empapado en combustible, les hizo perder el control y fueron de lleno contra dos hermanas que esperaban el colectivo.

“Hicimos como 4 trompos y fuimos directo contra ellas”, dijo Marcos.

“Las ruedas estaban llenas de combustible, no pude hacer nada”, refirió impotente Carlos.

Marcos señaló que todo pasó en cuestión de segundos. “Yo les vi, estaban recostadas por el cartel de ‘pare’, no se dieron cuenta de nada hasta que estábamos llegando a ellas, ahí se taparon la cara”, afirmó.

Al volcar, ambos bajaron del rodado y lo levantaron para auxiliar a las chicas. “Era desesperante, ellas gritaban y yo no quería que el auto caiga de nuevo”, relató. Así pidieron ayuda a los lugareños, quienes les echaron una mano.

En el hecho intervino la fiscala Fabiana Molas, quien comentó que se presume que el bidón cayó de un automóvil cuyos dueños se dedican a la venta ilegal de combustible, más conocida como “ordeñe”.

En la zona fue encontrado un bidón azul que según testigos cayó de una camioneta tipo Canter. G.S.M. (16) murió camino al hospital de Ñemby. Su hermana de 18 años sigue grave en el Hospital de Trauma. Otro chico que estaba con ellas se salvó de milagro, saltó justo a tiempo y resultó solo con lesiones.

“Todos nos apuntaban”

Marcos lamentó que en el hospital, todas les apuntaban y entre susurros decían “esos son los que les mataron, seguro estaban ebrios”, hecho que les dolió bastante, dijo. “Nosotros no tuvimos la culpa”, aseguró.

Buscan circuitos cerrados

La fiscal Fabiana Molas contó que están viendo los circuitos cerrados de la zona para dar con el vehículo que dejó caer el bidón.

Dejá tu comentario