Extra

Actualidad

Allanan mansión de ex Miss Paraguay que se casó con Samura

Incautaron camioneta de 150.000 dólares e investigan lavado de dinero.

Una comitiva fiscal realizó ayer en horas de la tarde dos allanamientos en el barrio Trinidad, de Asunción, en busca de pistas de Jorge Samudio, alias Samura, quien se dio a la fuga tras una emboscada que terminó con su rescate y la muerte del comisario Félix Ferrari.

Una de las viviendas allanadas pertenece a su pareja, Carolina Ramírez Franco, ex Miss Amambay y electa Miss Paraguay en el año 2000.

De la lujosa mansión, incautaron celulares y una cantidad importante de documentos que podrían estar relacionados con el caso, además de una camioneta cuyo valor asciende a 150.000 dólares. La casona tenía también un túnel con salida a un arroyo.

El fiscal Marcelo Pecci informó que se abrió una investigación por presunto lavado de dinero. “Hay elementos objetivos que deberían ser investigados sobre el origen de ese dinero”, agregó el investigador del caso.

Ramírez, incluso habría visitado a Samura en el penal de Emboscada, según el fiscal. El abogado del prófugo, confirmó que la ex Miss es la esposa del narcotraficante y que incluso tienen un hijo en común.

En el momento del procedimiento estaban precisamente la criatura, otro menor y empleados de la vivienda.

La otra casa allanada fue la de la esposa de César Almeida Ibarra, detenido en Desmochados, Ñeembucú, junto con su hermano Rody y Édgar Espinoza Cuevas. En ese lugar incautaron celulares que serán analizados.

Guardiacárceles, a prisión

El juez Gustavo Amarilla ordenó la prisión preventiva de los guardiacárceles Ángel Cuevas y José Gómez , ambos ya fueron derivados a la Agrupación Especializada.

Tenía las manos libres

En contacto con La Lupa los guardiacárceles negaron que Samura iba sin esposas. “Venía con esposas pero tenía una campera en la mano, lo que él me pasó fue su cigarrillo y encendedor”, argumentó Ángel Cuevas.

Dijo que solo le quitaron las esposas al ingresar al retén del Palacio de Justicia, pero en el tercer piso.

Sin embargo, las cámaras dicen lo contrario: Samura tenía las manos libres y hasta las alzó.

En otro momento, quiso explicar que el brazo que se ve era de otra persona y finalmente insinuó que las esposas del reo eran especiales hasta el punto de estirarse casi un metro.

Se hizo del muerto

José Goméz, el otro guaridacárcel, dijo a La Lupa que no tuvo otra opción que quedarse quietito.

“Me tiré al piso, me arrodillé, puse mi cabeza hacia abajo y me hice del muerto nomás ya porque tenía miedo que me muevan y me disparen”, contó.

Agregó que el arma que se tiró en el techo no era suya, que fueron los propios bandidos los que la lanzaron luego de quitarle al chofer del trasporte.

Sobre el teléfono que supuestamente había dado a una mujer, dijo que agarró pensando que era de su compa.

Dejá tu comentario