Extra

Actualidad

“Ahora aprendí a no ayudar más a desconocidos”

Embed

Llamado de atención.

El joven posteó en su facebook para que tengan más cuidado a la hora de ir a visitar la Laguna de Itá. Hoy debe retirar sus análisis para saber la sustancia que le pusieron en su bebida.


Queriendo ayudar a una persona “desorientada”, Jerson Iván Núñez perdió su celular y documentos; luego de compartir un jugo con una persona extraña, incluso se desvaneció. El confuso episodio ocurrió el viernes, en la Laguna de Itá.

“El señor se acercó a mí como si me conocía, me pasó la mano y me dijo que estaba perdido, y queriéndole ayudar le indiqué el lugar donde supuestamente quería ir, sin saber sus verdaderas intenciones”, contó el joven.

Como agradecimiento el tipo le invitó a tomar un jugo, pero Yerson compró y se sirvió solo, porque no confiaba del todo. En un momento dado se distrajo con una foto que le mostró el señor y, al tomar nuevamente el zumo comenzó a sentir mareos y no sabía qué pasaba.

“Comencé a cuestionarle qué le puso a la bebida, me dijo que nada que él estaba tomando lo mismo. Miré mi vaso y vi algo en el fondo, le reclamé y agarró el vaso y tiró. Me levanté para reaccionar pero me caí, en ese momento veo que agarró mi celular y otras pertenencias y se escapó”, relató el afectado que quedó desmayado cerca de media hora en el lugar.

Ese mismo día, los padres del joven fueron a realizar la denuncia en la Comisaría 12 de Itá y describió al hombre diciendo que era rubio, gordo y de ojos grises y tendría alrededor de 40 años. “Ahora ya aprendí a no ayudar más a las personas desconocidas” alegó. En su cuenta de Facebook alertó a los pobladores y visitantes para tomar precauciones en el lugar.

Drogada a través de una tarjeta

Un hecho similar le ocurrió a una universitaria que cargaba combustible en una estación de servicio, cuando un desconocido le entregó una tarjeta promocional a través de un playero. Segundos después de agarrar el papel, sufrió parálisis, ronchas, náuseas y vómitos, según denunció la víctima María Paz Paredes. El hecho había ocurrido el pasado 3 de marzo en Asunción. Hasta el momento siguen las investigaciones para saber qué fue lo que realmente pasó.