COTIZACIÓN
Compra
Venta
DÓLAR
G 6850
G 6930
PESO AR
G 24
G 30
REAL
G 1290
G 1350
PESO UY
G 150
G 200
EURO
G 6800
G 7100
YEN
G 35
G 60
clima
10.7º C

Actualidad

Agua del Tupãsy Ykuá le hizo recuperar la vista

Hace 5 años tuvo meningitis y quedó con parálisis facial. Pedaleó 400 km, desde Salto del Guairá, Canindeyú, para agradecer.

Luciano Gutiérrez (64) llegó junto a la Virgencita de Caacupé desde Salto del Guiará, Canindeyú, pedaleando 400 kilómetros para pagar su promesa por haber vuelto a la vida.

“Hace 5 años tuve meningitis, 13 días estuve en coma y los doctores decían que ya no había esperanza de vivir. Entonces mi hijo pidió a la Virgen de Caacupé por mi salud y prometió que por 7 años consecutivos me iba a traer junto a ella. Este es el quinto año que venimos”, contó el don con la voz entrecortada.

Leé también: Pedalearon hasta Caacupé y se comprometieron frente a la Basílica

Él enfermó en septiembre del 2016 y en diciembre de ese mismo año, su hijo ya lo llevó junto a la Virgen, pero en auto. “Un lado de mi ojo no podía abrir debido a que quedé con la parálisis facial, lado izquierdo, ni le reconocía luego a nadie. Recuerdo que nos fuimos al Tupãsy Ykuá y yo me mojé la cara varias veces y llevé también el agua a mi casa, donde todos los días me lavaba y tres días después pude abrir mi ojo y volví a ver”, dijo emocionado el señor.

en bici.jpg
Luciano Gutiérrez (64), llegó junto a la Virgencita de Caacupé, desde Salto del Guiará.

Luciano Gutiérrez (64), llegó junto a la Virgencita de Caacupé, desde Salto del Guiará.

Vino del más allá

Su recuperación atribuye a la Virgencita Azul de Caacupé. “Fue ella, yo sé que ella intercedió por mí y mediante el agua hizo su milagro, desde entonces vengo en bici con mis hijos, nietos y amigos que fueron testigos de lo que me pasó, muchos no me creen, pero yo llegué a ver a mi papá que falleció hace mucho y a otros familiares que ya partieron de este mundo, pero tuve otra oportunidad y fue gracias a la Virgen”, reiteró.

Su esposa, hijas, nueras y nietas también lo acompañaron, pero en vehículo, donde llevaban la imagen de la Virgen de Caacupé, todos salieron el sábado a la noche de Salto y llegaron en la mañana de ayer a la Basílica. “Yo no tuve ni un dolor y fueron 400 km, nos quedamos a descansar, entre tomar agua y comer algo, pero dentro de todo llegamos rápido y sobre todo bien”, manifestó.

Dejá tu comentario