Actualidad

Adelantan sus promesas a la Virgen antes de las restricciones

Empiezan a subir las ventas de entre semana en Caacupé. El 10 de noviembre lanzarán web para agendarse a la peregrinación.

Muchos peregrinos adelantaron este año su visita a la Virgen de Caacupé ante las limitaciones que habrá en las vísperas del 8 de diciembre.

“Anteriormente veníamos en la fecha o dos días antes pero ahora que va a ser difícil, nos estamos adelantando”, afirmó David Bogarín (37), de Ñemby.

Él visitó el Tupasy Ycuá con su mamá, sus primos, sus señoras y sus criaturas teniendo en cuenta que todavía no hace falta agendarse para llegar.

10 de noviembre será la fecha en la que estará disponible la página web para registrarse antes peregrinar e irse al Tupasy Ycuá, informó Marina Rodríguez, del departamento de prensa de la diócesis.

En los días de entre semana, desde hace dos semanas que ya se nota un mayor movimiento comercial.

“Tengo clientes a los que les gusta hablar y me dicen que vienen de Puerto Rosario y ya se están adelantando”, refirió Sonia Peralta, vendedora de un salón ubicado frente a la Basílica.

Recordó que también llegó un muchacho de Caaguazú que le contó que se fue a trabajar a Asunción y de paso ya compró un recuerdo de Caacupé porque después no iba a poder volver.

Recuperado

“Tenía que pagar mi promesa. Tuve tres infartos y en el hospital le dijeron a mi señora que me dé de comer todo lo que quisiera. Soy celebrador de la Palabra y le dije a Dios que si no voy a trabajar más para Él, que me lleve y si me quiere en su chacra que me cure ”, contó Heriberto Cáceres, devoto de Caaguazú.

Fervor

Con un nicho artesanal en botella para su mamá y un recipiente de agua, Grisel Román (28), de Asunción, estaba lista para volver a su casa después de visitar el Ycuá.

“Antes me iba a otra iglesia y hace como dos años que tuve mi encuentro con Ella porque le pedí que mi mamá y mi papá se reconcilien”, dijo.

Como ella, doña María Soria (59), de San Lorenzo, llevó agua bendita en dos bidones para friccionarse los brazos o mojarse la cabeza cuando le duela. “Pido que me dé salud a mí y a toda mi familia”, subrayó.

vendedor-Caacupé.jpg
<p>Justino Fari&ntilde;a, vendedor.</p>

Justino Fariña, vendedor.

Llueva o haya sol, don Justino Fariña (54) acude a su puesto de venta de botellas de agua todos los días a metros del Tupasy Ycuá en Caacupé.

Cuenta que hace 35años que vive de esto aunque por primera vez tuvo que dejar y dedicarse a otra cosa debido a la cuarentena.

“¿Qué iba a hacer? Tranquilamente me fui a trabajar a casa criando animales y ahora que se habilitó, volví”, dijo.

Espera que aumenten los fieles porque “hay mucha gente pobre”.

vendedora-Caacupé.jpg
<p>10.000 guaran&iacute;es es lo que gastan en promedio en artesan&iacute;as los peregrinos este a&ntilde;o. Llevan santos y recuerditos pero ya no como antes, cuando una persona pod&iacute;a gastar G.60.000, dijo Sonia Peralta.</p>

10.000 guaraníes es lo que gastan en promedio en artesanías los peregrinos este año. Llevan santos y recuerditos pero ya no como antes, cuando una persona podía gastar G.60.000, dijo Sonia Peralta.

Dejá tu comentario