Extra

Actualidad

Acoso en micro: "Su mano estaba entre mis piernas"

La víctima bajó al sátiro a sopapos y patadas, mientras todos le miraban sin hacer nada. La pasajera denunció el hecho en la comisaría y Fiscalía.

Una hora después de que se sentó en el micro al lado de un hombre, C. comenzó a sentir algo pesado en sus piernas, miró a su acompañante y parecía que tenía los brazos cruzados. Pensó que solo fue su imaginación, pero después algo recorría entre sus piernas: cerca de sus partes íntimas, al alzar su bolso, sintió una mano que la estaba tocando.

“¡Qué te pasa!, le grité y tanta fue mi rabia por su calma, por su indiferencia ante mi reclamo, porque recién después de que le grité y me defendí quitó su mano de entre mis piernas. Pedí ayuda a los pasajeros, gritando dije que me estaba tocando y que le detengan por favor, pero nadie ni siquiera se paró”, lamentó la afectada. El suceso ocurrió el 22 de noviembre, dentro de un micro de la Línea 12.

Depravado

Llegó hasta el fondo, frente a la puerta trasera, ya que el hombre tocaba el timbre para bajarse, pero como no era la parada obligatoria, el chofer no se quedó. “Recuerdo bien que este hombre me decía algo, le pregunté qué me dijo, y sus palabras fueron ‘perdoname na’, como si lo que me hizo no era nada, como si pudiera responderle ‘dale, kapé, no pasa nada’, como si manosear las partes íntimas de una mujer no es para tanto”, dijo la víctima.

Tras el suceso y, como el conductor no se detuvo, el sátiro corrió hacia el frente y, cuando un pasajero iba a subir, saltó el molinete y se bajó. “Después de sentarme, nadie, ni el chofer me preguntó si estaba bien. Pido a las personas que si alguien pasa por esto, que no se queden sin hacer nada, que ayuden porque no es fácil afrontar un acoso sola”, declaró la afectada.

Oscar Paiva, representante de la empresa de transporte Magno, dijo que es la primera vez que sucede este tipo de hechos en una de las unidades de la firma, pero señaló que de ahora en más los choferes deberán cerrar las puertas y bajar al acosador en la comisaría o donde haya un policía, para resguardar la integridad de todos los pasajeros.

La pena por acoso sexual tiene una pena de hasta dos años de privación de libertad.

Dejá tu comentario