Actualidad

"Acento asunceno", motivo de feroz polémica en redes

Capitalinos vs. resto del país discuten por forma de expresarse.

Un revuelo de aquellos causó Agustina D., quien desató cientos de comentarios en redes sociales.

Todo surgió por un vídeo en Tik Tok donde cuenta que su amigo le dijo que, si se rapaba la cabeza, iba a ser igual al ministro de Salud, Julio Mazzoleni.

La chica apareció mascando un chicle y lanzando una carcajada. Lo que el rollo criticó no fue lo que dijo sino más bien cómo lo dijo.

Agustina fue blanco de bajadas de caña y su vídeo provocó reacciones a favor y en contra suyo. El debate ya era por el “tono asunceno” que ella y muchos jóvenes tienen a la hora de hablar.

Embed

“Los asuncenos tienen una manera muy rara de hablar, a veces siento vergüenza escucharles. Es una pena que Paraguay sea reconocido por la tonada cheta por culpa de ellos”, le bajó Jorge Pereira, de Lambaré.

Otros fueron un poquito más duros. “Qué chetos pelotudos que son. El hazmerreír, son vergüenza. Cuando alguien me habla así siempre le digo: sacate la papa de la boca y hablame bien”, cuestionó en Twitter la cuenta @Alice37059681.

“A nosotros los villarriqueños nos critican por nuestro acento cantado, pero los asuncenos nos enseñan que con su ‘modo de hablar’, quedan aplazados: que se quiten la papa de la boca primero”, dijo Alejandra Pereira, de Villarrica.

Embed

El estilo “Che, bolúo”

El escritor Bernardo Nery Farina dijo a EXTRA que quizás mucha gente que le está criticando a la chica tiene el mismo “problema” que ella.

Farina admitió que le llama la atención esa forma de hablar, porque ese tipo de personas no emite la voz, por así decirlo. “Es como si en la cúpula de su boca se quedaran las palabras. Yo no sé de dónde tienen esa costumbre. Al principio uno pensaba que se hablaba así porque era una moda. ‘Che, bolúo, cómo te va, bolúo’, pero después nos dimos cuenta de que era así, les salía natural, no era un tono fingido, sino un tono natural”, refirió.

El también periodista dijo que ese modo de hablar era un sello de chetismo y que, cuando los chetos hablan así, las demás personas los quieren imitar. “Entonces se va expandiendo eso, es como si fuera un sello de distinción hablar así”, puntualizó Farina.

Dejá tu comentario