Actualidad

"Acá dejan tirados a los que mueren de Covid"

Desolador, pero real el sector de la Recoleta destinado a los fallecidos por coronavirus: "No sé si es por miedo o qué", dijo sepulturero, refiriéndose al abandono de los finados.

El silencio por esos lares siempre fue común, pero en tiempos de coronavirus se volvió aún más sombrío.

A un costado del Cementerio de la Recoleta de Asunción se encuentra un viejo columbario destinado a las víctimas fatales del virus.

Desde inicio de la cuarentena, no se permiten las visitas y si llegan a haber sepelios, dura unos pocos minutos. En el sitio hay 60 lugares, nueve nichos ya están ocupados por los fallecidos de COVID. No se les pone puertas con vidrio, sino que son sellados con ladrillo y cemento. Solo uno tiene una placa sencillita.

“Teófila Villalba. Nació el 27-VII-1967. Murió el 02-VI-2020”, reza en un pequeño trozo de madera, y antes que se seque el cemento escribieron nuevamente su nombre y el número 52 (al parecer su edad). Los 8 finados restantes permanecen “sin cruz ni marca que memore sus nombres”, como escribiría Roa Bastos en Yo El Supremo.

“Raro es que ningún otro le haya traído ni una placa a su gente. No sé si es por miedo o qué, pero vienen y le dejan acá, tirado”, relató don Faustino Aranda (50), sepulturero desde hace 24 años.

¿Quién es Teófila, la de la cruz de madera? En su fecha de muerte no hay registros de víctimas fatales de coronavirus desde 13 de mayo al 15 de junio. Ella murió el 2 de junio.

¿Qué pudo haber pasado? El director de Necrópolis de Asunción, Gerardo Arévalo, explicó a EXTRA que muchas veces el test no tiene resultado inmediato. “Si el certificado de defunción dice: ‘posible COVID-19’, tratamos el caso como dice el protocolo, entonces destinamos el cadáver al columbario. El resultado del test ya no nos llega, por eso es preferible prevenir”, dijo.

Aunque aún no se estipula los años exactos para el traslado de los restos de las víctimas del nuevo virus, se cree que podría ser de dos a tres años, pero todo depende del Ministerio de Salud. Los nichos están identificados. Los familiares tienen los datos en los documentos entregados.

Por protocolo, cada fallecido del coronavirus debe tener en el dedo gordo del pie una identificación por si deba ser desenterrado para filiación u otra causa.

Dejá tu comentario