Actualidad

Abusador serial: dos niñas lograron escapar del depravado

Una de las víctimas fue atacada frente a su casa mientras esperaba al delivery. Otra fue violada en un yuyal.

Las cámaras de circuito cerrado fueron claves. Luis Carlos Ortiz Silvero, un guardia de seguridad, de 33 años, fue detenido el lunes último tras un allanamiento por un caso de robo y abuso sexual. Todo quedó grabado y su víctima lo identificó.

Aparentemente estaría implicado en otros sucesos similares, y podría tratarse de un abusador serial que operaba en zona de Luque.

El comisario Feliciano Ferreira, subjefe de la Comisaría 3ra. de Luque, dijo a EXTRA que los casos anteriores ocurrieron meses atrás y que ya se están poniendo en contacto con las víctimas para que puedan identificar al supuesto agresor a quien se lo describió como un hombre alto, delgado y morocho. Siempre usaba casco, incluso para abusar.

“Ocurrieron meses atrás, las características de la motocicleta utilizada son similares. En uno de los casos, el muchacho se ofreció para trasladarle a la víctima a Limpio, por el camino desvió la moto y en una zona boscosa abusó de ella”, refirió.

El otro caso fue denunciado por la madre de dos niñas que fueron alzadas por el motociclista, quien se ofreció a llevarlas a destino, pero eso no pasó.

“Les llevó a un yuyal, pero las menores de edad salieron corriendo del lugar, se salvaron”, contó el comisario.

Celu tenía Gps

El más reciente ocurrió el jueves 16 de septiembre. La víctima se encontraba en la vereda de su casa esperando a un delivery cuando fue encañonada. El hombre la obligó a entrar a la casa, le robó el celular y también la violentó. “Hay evidencias que le comprometen ante este último acontecimiento, la moto, los objetos incautados, el celular se encontró, pero a una cuadra de donde estaba residiendo”, señaló.

El celu tenía GPS, fue arrojado a un yuyal del barrio San José de Luque, pero un testigo vio cuando Ortiz Silvero intentó recuperarlo dos días después. “El testigo vio cuando este sujeto fue a buscar algo ahí, entonces alertó de la situación y en horas de la mañana se pudo lograr la identificación, y con la orden de captura se pudo lograr la detención.

El caso de San Antonio

Ferreira manifestó que no se descarta que el abuso ocurrido el 31 de agosto en el barrio Achucarro de San Antonio, guarde alguna relación.

En aquella oportunidad, la víctima fue hasta un local comercial para retirar plata, pero fue interceptada por el desconocido que la obligó a entrar a un yuyal a punta de arma de fuego. La mujer fue abusada y abandonada en el lugar, la misma fue a su casa y le contó a su familia. La denuncia fue realizada en la Comisaría 24 de San Antonio. La afectada dijo que el abusador tenía barba, era alto y tenía puesto un pantalón, aparentemente de color azul, una remera del mismo color, kepis, tapabocas y zapatones. En este caso, el hombre se manejaba a pie.

Dejá tu comentario