Actualidad

A una semana del accidente en Tobatí, sin responsables

Para dar clases virtuales, le dieron una notebook en el hospital.

Hoy se cumple exactamente una semana de aquel viernes 5 de febrero en que un niño de 9 años perdía parte del brazo izquierdo en una cerámica de Tobatí.

Aún no hay detenidos ni imputados, a pesar de que la mamá mencionó que el tío le llevó a trabajar con él en la fábrica del propietario Mauro Duarte.

“Existe la posibilidad de que la Fiscalía especializada en trata de personas haga la investigación, o que nos digan la otra semana que se quede en Caacupé”, dijo el fiscal Gustavo Sosa.

Desde el sábado la cerámica está suspendida por orden del Ministerio de Trabajo “por hallazgo de trabajo infantil”.

“Todavía no hay procesados porque tenemos que saber quién procesa, o nosotros, o ellos (Fiscalía especializada)”, explicó Sosa a EXTRA.

Mencionó que tampoco empezó a tomar declaraciones a testigos e involucrados para que no haya una entrevista doble en Asunción.

Gastos

Como la mamá no está trabajando y cuida a su hijo hospitalizado en Emergencias Médicas, estaría cubriendo los gastos con sus ahorros y la ayuda del Gobierno.

WhatsApp Image 2021-02-09 at 16.56.31.jpeg
En olerías de la ciudad admiten que suelen recibir a niños para acomodar ladrillos.
En olerías de la ciudad admiten que suelen recibir a niños para acomodar ladrillos.

“Ella no dio su consentimiento para que su hijo fuera a la cerámica”, remarcó Mariela Gómez, directora de Protección de Niñez y Adolescencia del Ministerio de Trabajo.

La madre le comentó que fue a Asunción a trabajar porque la paga es mejor y porque el padre no le pasa la manutención.

“Estaba en un proceso de demanda por prestación de alimentos en Cordillera”, indicó Gómez. El niño vivía en la casa de su abuela en la compañía 21 de Julio.

Ministra prometió prótesis

La ministra de la Niñez y la Adolescencia, Teresa Martínez, informó ayer que la institución ayudará a conseguir una prótesis para el niño accidentado.

Apuntó a Tobatí y Emboscada como ciudades donde hay trabajo infantil y cuesta convencer a los padres que la actividad no es necesaria.

“El control municipal también es vital para esto. Lo contrataban para este tipo de tareas y le pagaban cerca de G. 10.000 por día”, dijo en entrevista a radio Monumental AM.

Explicó que también usaba maquinarias para amasado y corte de ladrillos.

“Algunas cerámicas son precarias, depende de la situación de cada patrón. Muchas veces, para apilar les hacen trabajar a los niños y ahí ocurre el accidente. Son cabezudos y en un descuido tocan lo que no tenían. La máquina es peligrosa”, observó por su parte Miguel Gómez, vecino de Tobatí.

“Fue un accidente, siempre le cuidamos, vienen en manada pero él no trabajaba acá”, dijo Óscar Duarte, hermano del propietario.

Quieren garantizar su educación

El Ministerio de Trabajo le entregó una notebook al niño de 9 años para que se prepare para las clases virtuales.

También le convocaron a una instructora para que pueda enseñarle cómo utilizar su computadora.

“Conseguimos una psicóloga para la mamá que se fue a apoyarle”, concluyó Mariela Gómez del Ministerio de Trabajo.

Dejá tu comentario