Extra

Actualidad

"A mi hija no se le fue la bala, a ella la mataron"

La mamá contó que entraron a su casa disparando.

Una docena de niños miraba fijamente y en silencio el cuerpo sin vida de Andreita, la vecina de 8 años que falleció el sábado en un tiroteo en el Bañado Sur de Asunción.

El cuerpito estaba siendo “preparado” por los de la funeraria en el patio de la humilde casa, ubicada en lo profundo de la villa. Ahí, desde el cajoncito blanco de terciada, los funcionarios limpiaban el cadáver, a la vista de los presentes, en su mayoría menores de edad.

“Recién le trajeron y ya empezó a soltar un olor muy fuerte, por eso les llamé de nuevo. Es por el calor, hay muchas moscas...le hace falta un ventilador”, dijo el abuelo de la víctima, mirando al vacío.

A matar

Más de 20 hombres armados con escopeta ingresaron disparando a la casa de Katerine Beatriz Santander, mamá de la criatura.

Andreita no fue alcanzada accidentalmente por una bala: la ejecutaron, según la madre. “Rodearon mi casa. Arsenio, Alcides y su cuñado Richard son los cabecillas, acá enfrente viven y la policía sabe. A mi hija no es que se le fue nomás la bala, a ella le agarraron y dispararon tres veces: en la nuca, en la espalda y en su pierna. Una bala atravesó su pulmón. A mi cuñada (Patricia Mabel) le dispararon cinco veces en el estómago”, lamentó Katerine.

La mujer indicó que los malevos entraron buscando a su hermano, Pablo Santander.

“Mi hermano es vicioso y no se calla de ellos. Ellos creen que porque tienen más plata tenés que rebajarte. Te dicen 'vení lustrame el zapato' y, si no vas, ya meten plomo por tu casa”, declaró.

La vivienda de madera de los Santander tiene muchas marcas de bala. Según Katerine, no es la primera vez que disparan contra la propiedad.

La feroz balacera dejó seis heridos: los hermanos Pablo David y Esteban Ramón Santander Aquino, Derlis Andrés Rodríguez, Rafael González, Héctor Francisco Ortiz González y Patricia Mabel Ríos. Además de una adolescente de 16 años que fue dada de alta rápidamente.

Ajuste de cuentas

La policía detuvo ayer a los primos Cristhian Antonio Alegre (19) y Carlos Júnior Villagra Alegre (18), este último con antecedentes por homicidio doloso.

Según el subjefe de la Comisaría 24, subcomisario Misael Aguilera, la familia Alegre atacó la casa de los Santander Aquino en venganza, por el ataque a un pariente.

“Pablo y Esteban Santander tenían orden de captura pendiente por homicidio doloso en grado de tentativa, justamente por el caso que originó este conflicto”, expresó el uniformado.

Dejá tu comentario