Actualidad

A full prepara trajes de protección a médicos

En la lucha contra el COVID-19, también está doña Marta.

Robert Figueredo

Corresponsal

Doña Marta Alfonso de Rojas, desde hace una semana se acuesta cerca de la medianoche y se levanta a las 4:00 para cortar y coser mamelucos de bioseguridad para profesionales de blanco de su querido Coronel Oviedo, Caaguazú.

La confirmación del primer infectado en el departamento despertó la necesidad de médicos y enfermeras de invertir su dinero para tratar de evitar el contagio en la línea de batalla.

Todo comenzó con la propuesta de una doctora. Le llevó un modelo y la señora comenzó a confeccionar de a poquito.

“Ella me pidió una bata larga, transparente. Ese tiene su botita y todo. Después vino el pedido de mameluco, que tiene su capucha”, contó a EXTRA la modista.

Doña Marta explicó que probaron varios modelos y materiales, hasta que encontraron un material de carpa de silaje, generalmente utilizada para los granos, por ser impermeable. Este sintético se convirtió en arma de protección para los médicos y una fuente de ingreso para ella: las batas tienen un costo de G. 50.000 y cada mameluco está a G. 95.000.

“Ojalá a los estudiantes del SNPP se les enseñe también. Estamos con muchos pedidos y falta mano de obra”

Los primeros conjuntos fueron entregados a un sanatorio, pero los pedidos van en aumento.

Alfonso es docente jubilada, especialista en ajuar de bebés, se convirtió en los últimos días en la persona más requerida para dar una mano en la lucha contra el COVID-19. “El mameluco me lleva una hora, entre el corte y todo eso. La costura lo que lleva su tiempo, hay que encontrarle la vuelta porque la carpa es bastante dura”, dijo la doña. Agregó que ahora la ayudan su hija, sus hermanas y su cuñada “porque no da abasto”.

Juan Carlos Soto, gerente de la ferretería local que provee los materiales a la costurera, indicó que ahora se unieron a ella, para satisfacer clientes nuevos de Luque, Itauguá, Villarrica y otras ciudades. “Estamos viendo que costureras de la ciudad se unan. Como pueden trabajar desde la casa, no implica riesgo de salud”, dijo.

Dejá tu comentario