Actualidad

A choferes les tomó sin monedas la suspensión del billetaje

La mayoría siguió pagando con tarjeta porque ya están acostumbrados.

José Centurión, chofer de la línea 30, recibió mientras manejaba la noticia de que a partir de las 12:00 de ayer volvía el pago del pasaje en efectivo.

“Había personas que ya sabían y se subían. Yo les decía que no tenía para su vuelto. Me tuve que rebuscar porque ni una moneda no tenía”, dijo.

De todas maneras, expresó que en un redondo solo tres personas pagaron en efectivo y el resto lo hizo con tarjetas.

“Ya se acostumbró parece la gente. Los que no consiguieron su tarjeta se alegraron, dijeron ‘aleluya’, y los que ya tenían preguntaron ‘¿qué es esto, quién es el que manda en nuestro país?’”, afirmó.

Lo mismo ocurrió con Ramón Coronel, de la línea 38, a quien tomó de sorpresa la suspensión hasta el 31 de diciembre del uso obligatorio de las tarjetas.

“Los que tienen saldo pagan con tarjeta y los que no, en efectivo”, declaró.

Ayer, representantes de las tarjetas Más y Jaha alegaron que hay 100.000 tarjetas en manos de revendedores.

“Seguiremos combatiendo la reventa e instamos a las personas a denunciar eso”, remarcó Laura Amarilla, vocera de TDP S.A. (Tarjeta Más).

El Gobierno tomó esta decisión ayer después de 16 días de implementarse el billetaje electrónico obligatorio y ante el descontento de la ciudadanía por las fallas en la distribución de las tarjetas.

“La idea es que para el 1 de enero todas las personas tengan su tarjeta, más allá que desde hace un año se venía promocionado”, añadió Amarilla.

Alta demanda

Adelantó que seguirán con la campaña “Billetaje en tu barrio” y que la nueva medida no cambiará el calendario de visitas a las ciudades.

Al ser consultada por qué no alcanzan las tarjetas en las jornadas, respondió que están conociendo la verdadera demanda.

Sin título4.jpg
Ayer se aglomeró una multitud en Capiatá por una tarjeta.
Ayer se aglomeró una multitud en Capiatá por una tarjeta.

El viceministro de Transporte, Pedro Britos, remarcó que los usuarios que ya tienen sus tarjetas podrán seguir usándolas si es que lo prefieren.

“El sistema funciona bien. Las jornadas son exitosas, a los revendedores no les gustaba para nada que estemos en su ciudad”, indicó en entrevista con Telefuturo.

Subrayó que hasta la fecha ya se registraron 5 millones de viajes por la vía electrónica en Asunción y Área Metropolitana.

En Capiatá faltaron las tarjetas

Cientos de personas formaron ayer las filas a partir de las 4:00 de la mañana en la plaza municipal de Capiatá y a medida que llegaba la hora de entrega, subía el nerviosismo.

A las 8:05 empezaron a vender con un retraso de cinco minutos que alteró a la multitud.

“Hubo mucha gente molesta que vino del interior con el calor, pagó pasaje y no consiguió, a pesar de que dijeron que estarían vendiendo hasta las 12:00”, afirmó Liz Aguilera.

Se hizo la entrega sin autorización de la Municipalidad de Capiatá, cuyos funcionarios estaban en contra de la aglomeración de gente que se estaba formando.

Hubo intercambio de billetes y tarjetas sin el lavado previo de manos ni el uso de alcohol.

“Se acabaron las tarjetas a las 9:00 y yo necesitaba para una pariente que tiene un hijo con capacidades distintas. Nos prestamos la tarjeta y aún así no podemos transitar”, mencionó Rita Álvarez.

“Estoy muy feliz por la suspensión. Lo que para los mafiosos es un progreso, para el pueblo es una miseria. Es un robo, un asalto, un manoseo, una condena previa. Se creyeron dueños de nuestro dinero. Si nos decidimos a cambiar el país, no hay corrupto que pueda durar. Es un triunfo del pueblo”, refirió el abogado "Leopardo", Valentín Domínguez.

Por su parte, el gerente de Cetrapam, César Ruiz Díaz, señaló que la reventa de tarjetas y tickets de eventos es un hecho “histórico” en la República.

“¿A quién no le sucedió que cuando fue a la cancha tuvo que comprar una entrada al triple o al doble del precio? Basta con caminar por Capiatá o San Lorenzo. En la vitrina ofrecen las tarjetas como un trofeo”, aseguró.

Descartó la posibilidad de entregar gratuitamente los plásticos como una solución contra la reventa porque tienen un costo de compra de G. 14.000.

Dejá tu comentario