Extra

Actualidad

A cara de perro: el barrio que no duerme por los ladridos

Ciudadano suizo pone 24 horas de grabación de jagua ñaro a través de un parlante, en Limpio, y los vecinos ya amenazan con entrar a la casa y quemarle el bafle.

Todas las noches, doña Pelagia Melgarejo (81) debe taparse los oídos con algodón para tratar de dormir y dejar de escuchar la grabación de los ladridos de perros, que un vecino suyo pone las 24 horas del día, con el objetivo de molestar al vecindario, otros dicen que es para espantar a ladrones.

Hace más de un año que los pobladores del barrio Villa Enrique de Limpio, vienen soportando los extraños ruidos por parte del extranjero, que se pasa poniendo a todo volumen la grabación de una jauría de perros.

lio por perro

“Yo ya no sé más qué hacer, ya me fui a hablar con él, acepta todo, pero luego hace lo mismo. Yo ya tengo edad, estoy enferma y esto me pone peor, a veces se sube toda mi presión, es desesperante vivir así”, comentó ña Pelagia que vive frente mismo a la casa del suizo.

Otra de las afectadas tuvo que mudarse a la casa de su mamá, para que su bebé pueda dormir, porque la criatura se alteraba por los ruidos molestosos.

Destruir el Parlante

Jaquelín Servín, contó que hace unos días su hermano llegó de Buenos Aires, Argentina, y quiso acostarse a descansar; sin embargo, no pudo hacerlo.

De la rabia, agarró unas piedras y comenzó a tirar contra la casa del señor para que apague el equipo de sonido.

“Si no encontramos una pronta solución, vamos a quemar su bafle, ya hicimos de todo para no llegar a la violencia, pero este señor hace a propósito porque nos quejamos”, dijo la joven.

El reclamo ya llegó a la Municipalidad de Limpio y a la Comisaría.

“Cada vez que denunciamos se calma uno o dos meses, pero lo que buscamos es que sea definitivo”, señaló la afectada.

El europeo tiene una casa de dos pisos a medio construir, con muralla altísima, y no acepta competencia de ruidos.

Tal es el caso que se suele pelear con el chipero cuando se queda frente a su vivienda para ofertar su producto.

“Una vez hasta tiró piedras y popó de perro contra el móvil del trabajador. Él no quiere escuchar ruidos, pero él sí puede hacerlo”, dijo ña Pelagia.

lio por perro
<p>Jaquelín ServínDenunciante</p>

Jaquelín ServínDenunciante

Quema basuras

“Nosotros ya no aguantamos más porque es todo el día y pone a todo volumen. Ni afuera podés más sentarse porque también quema basuras y el humo agarra toda la zona. Lo único que pedimos es que deje de molestar a los vecinos”, pidió.

lio por perro
<p>Hugo Brítos, Afectado</p>

Hugo Brítos, Afectado

Mudanza

“Le tuve que mudar de pieza a mis suegros de 90 y 83 años porque no podían dormir, ya que su pieza estaba pegada a la muralla del vecino. Ahora están en la sala, pero es injusto que nosotros debamos alterar todo por culpa de una persona mala”, se lamentó.

Dejá tu comentario