“Don Tano”, el quinielero y canillita mimado de Villa Elisa

Desde hace 30 años madruga para llevar diarios a sus clientes fieles. Sacó adelante a sus 7 hijos con honestidad y mucho sacrificio.

ORGULLO
Su señora y sus hijos manifestaron su orgullo y gratitud al sacrificado hombre.

Corría el año 1987, cuando la necesidad obligaba a elegir algún factible trabajo. Fue así que Feliciano Ávalos (58) decidió probar suerte y se adentró al venturoso mundo de ser quinielero y canillita. Desde entonces, con respeto y amabilidad, “Don Tano” fue ganando el corazón de los Villaeliseños.

Tomó con tanta responsabilidad el trabajo, que hace 30 años no deja de ir a las casas del barrio San José ni un solo día, excepto cuando debió operarse de una hernia, momento en que comprobó la admiración que le tenían. “Todos mis amigos y clientes colaboraron en mi operación, ahí me di cuenta que me aprecian”, dijo. Pero “Don Tano”, no solo lleva periódicos y quiniela, sino mucha alegría y buen humor.

Es un amigo, todos le queremos, no compramos diario de otro, le invitamos a comer porque es de la casa”, comentó Urcino Garcete, un vecino. Su señora y uno de sus hijos expresaron la total admiración que le tienen y emocionados agradecieron por su vida. “Es un gran hombre”, mencionó su orgullosa familia.
“Don Tano”, aseguró que va a seguir trabajando para sus clientes, porque le apasiona hacerlo. “Soy muy feliz así”, aseguró.

Devoto de la virgen

El sacrificado hombre es creyente y devoto de la Virgen de Caacupé, a quien le organiza año tras año una Novena y un karu guasu en la vecindad, para agradecer por tantas bendiciones.
Los vecinos colaboran encantados y más aún porque la organización de la actividad está a cargo del famoso “Tano”, un servicial amigo de todos.

 

 

Comentarios

Esperá!!
No te pierdas la próxima noticia de Extra

Dale “Me Gusta” para tenernos en tu lista de noticias de Facebook.

Ya le dí "Me Gusta" en Facebook