Monseñor sobre la Nueva Olla: “El primero en reírme fui yo”

El exobispo de Caacupé habló de la bendición que hizo con el micrófono.

Sin dudar, el acontecimiento del año fue la gran reinauguración de la Nueva Olla de Cerro Porteño. Un show de primer nivel presenciaron los hinchas en Barrio Obrero.
Anécdotas hay varias, pero una en particular hizo que el gran estadio estallara en risa, al ver a través de la pantalla gigante, la jocosa bendición dada por el monseñor Claudio Giménez, pues en lugar de dar su bendición con agua bendita la dio con el micrófono que tenía en la mano.


“Me di cuenta inmediatamente. En la mano izquierda tenía una pequeña bolsa donde llevaba mis cosas y un librito, en la mano derecha tenía el micrófono, justo antes de la bendición yo le pasé al sacerdote que estaba a mi lado el hisopo, así se llama el aparatito que lleva el agua bendita. Me desconcentró el librito, después quise usar el agua bendita y ahí agarré el micrófono que ya tenía en la mano y bendije”, relató Giménez.
TODOS SE RIERON
Indicó que su acto fue el hazme reír de los que estaban en la Catedral de la Pasión y en la ceremonia, incluyendo al presidente Cartes y la máxima autoridad azulgrana, Juan José Zapag.
“No creo que los cerristas se hayan enojado conmigo por lo que pasó, todos se rieron, fue un momento de expansión, nadie tomó a mal”, añadió el exobispo de Caacupé.


ALGO SIMILAR
Una anécdota simpática recordada por Giménez fue una que ocurrió en una Navidad caacupeña durante un pesebre viviente. “Trajeron a una hermosa criatura para que haga de Jesús. El bebé se movía muchísimo porque quería jugar, la mamá iba a cada rato junto a él y le tapaba, iba y venía ella”, contó.
Luego, al felicitar a la madre por llevar a su hermoso retoño, esta le dijo que era niña y no niño como todos creían.

Comentarios

Esperá!!
No te pierdas la próxima noticia de Extra

Dale “Me Gusta” para tenernos en tu lista de noticias de Facebook.

Ya le dí "Me Gusta" en Facebook